Impuestos

El siglo pasado en la URSS, con la excusa de lograr la igualdad y terminar con la explotación capitalista, el gobierno socialista, de izquierda, expropió tierras, ahorros y empresas. El resultado: más miseria y hambrunas. En el siglo XXI la llamada “nueva izquierda”, basada en las teorías del economista francés Thomas Piketty, abandona la expropiación como camino para lograr la mítica igualdad económica y propone la “vía fiscal” de altos y progresivos impuestos, para que el gobierno, como distribuidor de la riqueza, se apodere gradualmente de los activos de la población “rica” y teóricamente los distribuya igualitariamente entre los pobres.

paises pobres

Es frecuente que políticos e investigadores hablen de la necesidad de una mayor intervención del Estado y de aumentos en el gasto público para frenar el crecimiento de la pobreza. Esas recomendaciones parten de mentiras que, por ignorancia o conveniencia política, callan quienes han convertido en un negocio o fuente de votos la lucha contra la pobreza.

legalizar

Estoy a favor de prevenir el consumo de mariguana, cocaína y demás drogas prohibidas, que embrutecen y llevan a delinquir a quienes caen en su adicción. Pero su prohibición no ayuda a reducir su consumo ni el número de adictos y genera condiciones para que surja un mercado ilegal, que en gran parte es responsable del incremento de la violencia que padecemos.

neoliberalismo

A raíz de la victoria de Andrés Manuel López Obrador hay sectores de la izquierda que hablan de la terminación del neoliberalismo en México.

Falso, no se puede terminar lo que nunca se ha practicado. Si por neoliberalismo entendemos libertad comercial y libre empresa, existen, pero acotadas. Las políticas públicas más importantes del siglo XX fueron neosocialistas, no neoliberales, o una mezcla de ambas, al igual que la Constitución. Más allá de “ismos”, izquierdas y derechas, debemos analizar que políticas económicas funcionan y cuáles no.

Ya terminó la incertidumbre de quién sería el próximo presidente, ahora se abre la incertidumbre de qué caminos tomará: el de la “venezolización” del país, el regresarlo a un PRI de los años 70, seguir como el PRI del sexenio pasado o reducir la corrupción, aplicar medidas de austeridad, reducir gasto público, déficit, deuda e inflación.

Si Andrés Manuel López Obrador quiere cumplir la principal petición de los ciudadanos que los llevó a votar por él y pasar a la historia como un buen presidente, tiene que identificar claramente qué esperan de su gobierno los 30 millones que le dieron su voto.

Los activistas e ideólogos de izquierda, socialistas, que desean regresar a las políticas estatistas de Lázaro Cárdenas, Echeverría y López Portillo o convertir al país en otra Cuba o Venezuela, representaron, a mi juicio, menos del 5 por ciento de sus votos totales.

El triunfo de López Obrador se debe a un cambio de estrategia personal para que los votantes percibieran una imagen distinta de la proyectada en sus dos campañas previas. También los otros partidos compitieron con nuevas posiciones, que resultaron en una visión diferente de los electores del PRI y el PAN, sus dos principales contrincantes.

En los deportes se vale irle a un equipo de beis o fut, aunque vaya en último lugar, porque te cae bien o es de tu ciudad, pero si queremos que se reduzca la inseguridad, la inflación, la devaluación, la corrupción y se generen más crecimiento y empleos, debemos votar por aquel candidato que, además de contar con la inteligencia y decisión de lograr esas metas, tenga un “chance” de ganar.

A pesar que el discurso de Andrés Manuel López Obrador es parecido al utilizado en sus dos anteriores intentos por alcanzar la Presidencia, ahora su nivel de preferencias está muy arriba del de sus oponentes, a diferencia de las dos elecciones anteriores.

El principal reto del próximo Presidente, sea quien sea, es frenar y revertir el creciente desequilibrio en las finanzas públicas, producto del aumento del gasto y la deuda pública.

En 2017 el gobierno presentó cifras que dan la impresión de haber detenido el desequilibrio y lograr una reducción del déficit del sector público, pero esa transitoria reducción del déficit, que les permitió mejorar la baja de calificación por organismos financieros internacionales, no se debió a la mejora estructural de las finanzas públicas, sino a una transferencia de los remanentes del Banco de México, que no se dará necesariamente todos los años, solo si le apostamos a un incremento en la devaluación del peso.

votos pri morena

Las principales causas por las que grupos organizados del PRI, que anteriormente eran parte de su voto duro, ahora votarán por MORENA, son la muy remota posibilidad de que gane el PRI y la eventualidad que con MORENA mantengan prebendas.

Ante una baja del precio del petróleo al inicio del actual sexenio, que se reflejó en una disminución de los ingresos públicos, el entonces nuevo gobierno priista tenía dos opciones: aumentar impuestos o bajar gasto.

El Secretario de Hacienda en ese tiempo, Luis Videgaray, egresado del Instituto Tecnológico de México y doctorado en economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, considerada una de las mejores universidades de mundo, decidió aumentar impuestos en lugar de bajar gastos.

En 1938, el presidente de izquierda Lázaro Cárdenas expropió las instalaciones petroleras de las compañías inglesas y americanas. Teóricamente las convirtió en “propiedad del pueblo mexicano”. En 1960 el presidente de izquierda Adolfo López Mateos estatizó las compañías eléctricas, propiedad de extranjeros, en favor del “pueblo mexicano”.

Las cooperativas en sí mismas no son buenas ni malas, son una forma de asociación que se instrumenta en países capitalistas y socialistas. En EUA hay cooperativas de transporte, consumo, producción, ventas y financieras. Por ejemplo, un grupo de pequeños productores de maíz en lugar de rentar camiones para transportarlo, los compran. Forman una cooperativa de la que todos son dueños y entre ellos mismos se rentan los camiones. Cobran a los socios más barato y venden a precio de mercado a terceros. Si hay ganancias, las reparten.

Nadie que haya vivido, observado o analizado las causas de la miseria y migración del campo mexicano, puede decir, con alguna dosis de razón, que es el resultado de políticas neoliberales, de derecha o capitalistas.

Las políticas económicas y sociales que rigieron el agro en México 77 años del siglo pasado fueron claramente de izquierda, socialistas. Quienes vean como un cambio nuevo el giro a la izquierda de las políticas agrarias en México ignoran el pasado reciente. Políticas de izquierda en el campo significan volver al pasado y revivir leyes que ya fracasaron.

La crítica situación económica que atraviesa Venezuela actualmente tiene muchas similitudes con la que sufrió Chile bajo el gobierno socialista de Allende de 1970 a 1973.

En una investigación de hemeroteca, basada en notas de periódicos de entre 1970 y 1973, publicada por el Instituto de la Integración Iberoamericana, titulada: ¿Qué pasó en Chile bajo el régimen socialista? vemos la similitud con la Venezuela de Maduro.

En una mesa de análisis del debate con representantes de los candidatos, cada uno dio como ganador al que representaba. No pocos televidentes que vieron el debate consideraron ganador al candidato que ya les simpatizaba. El grado de fanatismo político parece rebasar al fanatismo en el futbol, pues cuando el equipo preferido juega mal muchos fanáticos lo critican, lo que parece no suceder cuando le va mal al candidato preferido.

Algunos priistas se rasgaron las vestiduras porque López Obrador dijo que establecería precios de garantía para algunos productos del campo. Parecen olvidar que esas políticas ya las pusieron en práctica presidentes priistas el siglo pasado con lamentables consecuencias, entre ellas corrupción y subsidios que agrandaron el déficit e hicieron necesario más emisión de dinero que causó inflación.

Echevería y Castro

El neoliberalismo, por medio del PRI y el PAN, partidos de derecha, ya gobernaron y no redujeron la pobreza. Causaron desigualdad y concentración de la riqueza. Hay que darle “chance” a la izquierda, a los socialistas, que gobiernen México. ¡falso! solo quien ignore, olvide u oculte la historia de México del siglo pasado puede afirmar o creer ese cuento.

Recientemente, José Ángel Gurría, ex Secretario de Hacienda de México y actualmente Secretario General de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), con sede en París, cuyo teórico objetivo es fomentar el crecimiento económico, dijo que es necesario reducir los impuestos a las empresas en México ¡10 de calificación! por esa recomendación que, aunque obvia, la han pasado por alto las autoridades hacendarias mexicanas. Pero enseguida apuntó que habría que compensar esa baja de impuestos a las empresas con aumentos de los impuestos al consumo (IVA) o con incrementos de los impuestos prediales, ¡cero! Yo lo reprobaría en mi clase de Economía Política.

cristo

Hay hechos en la vida y prédicas de Jesucristo, que lo sitúan como un partidario de la libertad del hombre para decidir su futuro y de respetar las decisiones de los demás.

tapadera de corrupción

Aunque formalmente la Procuraduría General de la República es un organismo independiente, en la práctica, y más bajo el actual gobierno, parece seguir “a pie juntillas” las órdenes del Presidente”.

PRIMOR

Uno de los argumentos que ayudó al fortalecimiento de AMLO fue su lucha mediática contra “la mafia del poder”, que la constituían desde su óptica el PRI y el PAN. Lo colocó ante muchos mexicanos como la alternativa a esa mafia.

elecciones

Para tener la posibilidad de ganar las elecciones, EPN escogió para el PRI un candidato a Presidente que no lo vieran como un priista más, pues a todos los potenciales candidatos priistas los relacionaban con la corrupción rampante de los miembros de ese partido. Por ello seleccionó a un no priista, quien colaboró como Secretario de Hacienda en el gobierno del PAN. Bien visto por muchos empresarios y con fama de honesto.

infierno fiscal

Un funcionario del SAT (Servicio de Administración Tributaria) manifestó que harían una investigación para determinar si Estados Unidos se convirtió en un paraíso fiscal al bajar impuestos. Aunque a los pocos días la SHCP señaló que no harían esa investigación, quedó de manifiesto que muchos funcionarios consideran un bien para la sociedad aumentar impuestos y una política antisocial reducirlos.

Las encuestas más serias arrojan que entre los candidatos de los tres partidos más importantes, el del PRI se rezagó a un tercer lugar y sus preferencias se redujeron.

Varios analistas justifican o culpan a Meade por la caída del PRI: que no tuvo la suficiente cobertura en spots, que no tiene cualidades, etc. ¡Falso! el problema no es Meade sino el partido que representa.

exportación TLCAN

En una investigación publicada por The Wall Street Journal, Matthew J. Slaughter Decano de la Escuela de Negocios en el Tuck Dartmouth College en New Hampshire, demuestra que la salida de los Estados Unidos del North American Free Trade Agreement (NAFTA) o Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), le costaría 50 billones de dólares al año.

La herencia de EPN

El actual gobierno presume ser el sexenio del empleo, pero al analizar el comportamiento de la economía del 2013 al 2017, el saldo de la situación económica de México es negativa. Retrocedimos en lugar de avanzar. Los cambios positivos, como la apertura del sector energético, fueron tardíos, incompletos y acompañados de una administración que saqueó y endeudó irresponsablemente a Pemex.

Devaluación y Banxico

Gobierno federal presume que en 2017 obtuvo un superávit primario, es decir, sin considerar el pago de la deuda, equivalente al 1.4% del PIB, lo que parece positivo y concuerda con el mínimo considerado necesario para frenar crecimiento del déficit y la deuda por calificadoras internacionales. Ese “logro” aparenta un reordenamiento de las finanzas públicas que permitió una disminución del déficit público al 1.1% del PIB, lo cual a primera vista es una buena noticia.

Muchos funcionarios piensan que los ciudadanos deben pagar todos los impuestos simplemente porque lo dice la ley. Esa idea es propia de los regímenes dictatoriales, de los seguidores de Kelsen y de los positivistas radicales, quienes consideran la ley como fuente del derecho y no el derecho como fuente de la ley.

desigualdad o pobreza

“El 10% más rico de la población mexicana concentra el 39.7% del ingreso, de acuerdo con el Banco Mundial”. Esas noticias les encantan a los políticos que proponen una utópica sociedad donde todos tengan el mismo ingreso, que para lograrlo, dice la izquierda “moderna”, hay que aumentarles impuestos a los ricos para a través del Estado transmitírselos a los pobres.

Antes del año 2000, los gobernadores eran virreyes, el rey era el Presidente. Cuando el Presidente deja de ser del PRI, los gobernadores aplican un principio de sus constituciones, que antes no funcionaba: los Estados son “libres y soberanos”. No dan cuenta a nadie de los recursos que reciben y se convierten en reyes de sus Estados. Para los gobernadores priistas el Presidente, que no fue del PRI del 2001 al 2012, y no tenía el poder de hecho ni legal para nombrar y destituir gobernadores, deja de ser su jefe.

El actual gobierno presume ser el sexenio del empleo y del cambio, pero al analizar el comportamiento de la economía del 2013 al 2017, el saldo de la situación económica de México es negativo. Retrocedimos en lugar de avanzar. Los cambios positivos, como la apertura del sector energético, fueron tardíos, incompletos y acompañados de una administración que saqueó y endeudó irresponsablemente a Pemex.

En los últimos 100 años la productividad y la oferta de alimentos, ropa, electrodomésticos, medicinas, viviendas, autos, y otros satisfactores, aumentaron en los países donde predominó el mercado y la mayoría de la producción ha estado en manos de empresas privadas sujetas a la competencia. Hay libertad de precios, de importaciones y exportaciones.

hambruna rusa

Hace 100 años se engendró la Revolución Rusa, que convirtió las teorías de Marx en políticas económicas. Muchos académicos, líderes obreros, jóvenes y políticos, empezaron a leer a Marx y compraron la idea que en Rusia, convertida al poco tiempo en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Estado federal Marxista Leninista, se lograría un sistema de y para los trabajadores, donde ellos manejarían las empresas, tendrían mejores niveles de vida, habría igualdad económica y desaparecía el capitalista y el Estado explotador.

Independientemente del destino de los impuestos, que es el factor que les da legitimidad, desde las últimas décadas a la fecha su aumento se ha convertido en uno de los principales factores que mantienen bajos los niveles de inversión y crecimiento en Europa y en América.

Los mexicanos no son corruptos por naturaleza. Los altos porcentajes de corrupción son resultados de un entorno legal que la propicia. En México es más fácil y productivo ser corrupto que honesto. Los corruptos ganan, los honestos pierden. El lema “el que no transa no avanza” lo hace realidad un entorno lleno de reglamentaciones y leyes confusas, con un alto grado de discrecionalidad, que deja en manos de los funcionarios el poder abrir una empresa, construir, cambiar de giro, vender, comprar y contratar.

“El salario mínimo no alcanza, hay que aumentarlo” dicen políticos para ganar simpatizantes entre ignorantes de los resultados de subir los mínimos, que reducen los ingresos reales de los que viven en la informalidad, la mayoría de los cuales no tiene un patrón que les pague un salario, son auto empleados, empresarios callejeros o en su casa.

Impunidad

México se encuentra en el segundo lugar mundial de impunidad. Se publican noticias que involucran a importantes funcionarios en casos de corrupción, pero pocas denuncias públicas se convierten en investigaciones formales, aunque incluyan pruebas documentales y testimoniales que en otros países son suficientes para encarcelar a encumbrados funcionarios públicos, incluidos Presidentes. En México esas acusaciones se publican unos días en la prensa, pasan de moda, pocos ciudadanos las recuerdan y las autoridades las desdeñan.

No cabe duda que la posible conclusión del Tratado de Libre Comercio puede causar una disminución en el crecimiento económico de México y en la generación de empleos, pues alrededor del 80% de nuestras exportaciones van a los EU, sin embargo, una reducción de impuestos en el vecino país del norte puede golpear a la economía mexicana igual o más que la terminación del Tratado.

Página 1 de 4